La fotografía en blanco y negro — la triple C

La fotografía en blanco y negro es el alfa de la fotografía. Es también mi estilo de fotografía favorito por varios motivos que te voy a contar a continuación.

Al carecer de color (principal fuente de atención de una fotografía) nos tenemos que centrar en otros elementos. Tenemos que hablar, principalmente, de:

  • Color

  • Contraste

  • Composición

Estos elementos, muy distintos entre sí, están intrísecamente relacionados y dependen los unos de los otros y para encontrar el equilibrio adecuado a cada foto debemos entender cómo funcionan.

He de decir que lo que vamos a comentar a continuación puede tener una aplicación ligeramente diferente en el tratamiento de la fotografía a color pero los principios fundamentales son los mismos.

Antes que nada, un disclaimer, como este tema me apasiona mucho tengo proclividad a extenderme sin medida y ponerme excesivamente técnico. Intentaré controlar mi verborrea. Además, para algunas cosas que voy a comentar doy por hecho que la foto ha sido disparada en formato RAW (por tanto, en color y con alto rango dinámico).

Muy bien ¡vamos allá!


Color

Para poder entender cómo trabajar en ausencia de color, tenemos que hablar primero de qué es y cómo funciona. Una cosa es cómo funciona el color en los medio digitales y otra cosa es cómo entendemos los humanos que funciona. [Esto lo desarrollaré en otro momento para no caer en technicallities.]

Lo que debemos tener claro es que en fotografía digital hay seis colores a los que debemos prestar atención: rojo, verde, azul (colores primarios) y cían, magenta, amarillo (colores secundarios). En el espectro digital del color los segundos son el resultado de la combinación de los primeros y además son complementarios (de acuerdo con las teorías de colores) y opuestos.

Colores básicos en fotografía digital (primarios arriba - rojo, verde y azul-, secundarios abajo - cían, magenta y amarillo- ) y su conversión directa en escala de grises.

Colores básicos en fotografía digital (primarios arriba - rojo, verde y azul-, secundarios abajo - cían, magenta y amarillo- ) y su conversión directa en escala de grises.

Rueda de color y su conversión directa en escala de grises.

Rueda de color y su conversión directa en escala de grises.

Al convertir estos colores en grises veremos cómo estos se mueven en dos direcciones (hacia el blanco o hacia el negro)

Este comportamiento es fundamental para el tratamiento del color en la fotografía en blanco y negro ya que una combinación que en una fotografía a color puede funcionar, al convertirla en blanco y negro puede resultar en un aspecto menos agradable.

Esto se puede corregir mediante las mezclas de colores (la cantidad de cada color, saturación) en la mayoría de editores de fotografía pero es importante tenerlo en cuenta en la preproducción (cuando la haya) para ahorrarnos trabajo en la postproducción. Cuando hagas retratos a modelos, por ejemplo, debes tener claro si el objetivo final es tratar las fotos en color o en blanco y negro ya que los colores del maquillaje puede afectar el resultado final.

Sobre el tratamiento y la conversión a blanco y negro no hay quién se ponga de acuerdo y existen diferentes metodologías desarrolladas por reconocidos fotógrafos:


Contraste

Puede que sea el elemento más importante de la fotografía en blanco y negro. Del contraste depende el tono (el 'mood', que es más moderno) de la fotografía. El tono, tiene más que ver con el ánimo de la foto (el dichoso 'mood'). Mucho contraste, por tanto, nos brinda una apariencia más dramática, más dinámica. Menos contraste nos da un look más relajado, más plano.

Ahora, sigamos hablando de la escala de grises. Básicamente tenemos tres elementos a los que prestar atención aquí: los negros, los grises y los blancos. Bueno, el primero y el último en realidad van en singular (técnicamente todo aquello que no sea un negro 0% o un blanco 100% es un tono de gris) pero riman mejor todos en plural y, por otro lado, cada uno se divide en dos (porque cuando tratamos fotografías en color, los grises no lo son todos, se llaman tonos medios).

Por lo que al final tenemos cinco tonos: negro, sombras, medios, luces y blanco.

Y ¿qué tiene que ver esto con el contraste? Pues muy fácil, el contraste no es más que la cantidad de blancos, grises y negros que tiene una foto. [Disclaimer: Esta afirmación tiene algún matiz técnico, en el que no voy a entrar para no enrrollarme en exceso]. Simplificando, una foto de alto contraste tiene mayor concentración de tonos negros y blancos que de grises y, por el contrario, una foto de bajo contraste tiene mayor concentración de grises en detrimento de blancos y de negros.

No confundas el alto o bajo contraste con la clave alta o baja (las segundas se refieren a la exposición de la fotografía). Una foto tanto en clave alta como baja pueden tener mucho contraste, de hecho son las que mejor funcionan.

El contraste afecta directamente las texturas, del tronco de un árbol, de la arena de la playa, de los pétalos de una flor, etcétera. Además, en ausencia de color, es el contraste el que nos ayuda a dirigir la vista al punto focal (aparte de la composición, de la que ahora hablaremos)

Hay diferentes herramientas para modificar el contraste de una foto pero en general hablaremos de: curva de tonos (tratamiento general a toda la fotografía) y ajustes locales (mediante pinceles o filtros graduados) - también conocido en la jerga anglosajona como dodge (oscurecer) and burn (sobreexponer).

Más adelante, en otro artículo, nos detendremos a hablar más detalladamente del contraste.


Composición

Esta es la parte más compleja. Sí, porque es la más artística. Lo que no supone que nos olvidemos de la técnica. La técnica utilizada para la composición de la foto dependerá en mayor medida del tema y el sujeto.

Con independencia de que sigas determinadas reglas de composición (o decidas deliberadamente saltártelas) es un aspecto crucial y condiciona los dos anteriores (el manejo del color y el contraste).

La composición (y específicamente el encuadre) es la base fundamental del relato fotográfico (es la parte más dinámica de la imagen, que es fija), si la composición no es la 'correcta' la foto pasará desapercibida o podría transmitir un mensaje que no fuera intencionado.

Algunos lineamientos generales a tener en consideración:

  • Las líneas: en fotografía, las líneas (rectas o no) dan sentido de dirección (los muros de un edificio - van hacia arriba, una calle o una vía - movimiento hacia delante o atrás, etcétera). Los horizontes, si están derechos mejor (salvo que deliberadamente carezca de sentido).

  • El recorte: vertical, horizontal, panorámico. Cada maestrillo con su librillo, pero no solo es un aspecto para tener en cuenta en función del fin de la foto (web, redes sociales - que cada una le funciona mejor uno diferente, impresiones para exhibir, para documentos de identidad). Algunos recortes favorecen algunas escenas e incluso potencian la dinámica.

  • Las sombras: no solo las que proyectan los sujetos sobre otras superficies, también hay que tener en cuenta aquellas que proyectan otros objetos en la escena sobre el sujeto o en la escena misma. Es un clásico de la fotografía artística en blanco y negro, típicas de foto en clave baja y de muy alto contraste.

  • Las texturas: una mesa de madera, la piel de un anciano, las pecas de un niño, los músculos de un deportista.


Resumen

La ausencia de color en una fotografía saca a relucir otros elementos igual de complejos de manejar (tonalidad, contraste, composición).

Aunque en puridad solo existen un negro y un blanco, en realidad, existe una infinidad de grises que se nos escapan pero que nos permiten definir el 'mood' de nuestra fotografía. Estos grises resultan de la combinación de colores que añadimos o quitamos de una foto y el contraste de la distribución que hagamos de ellos.

Lo crucial, es la composición, incluso la foto peor tratada con una buena composición destaca. Es la composición la que cuenta la historia, aquella que no requiere ser explicada.

Por favor, cuéntame que te ha parecido. Coméntame tus dudas.







Daniel Galíndez M.