El espacio negativo

El espacio negativo es un elemento fotográfico y es también una técnica de composición fotográfica. De hecho, es la técnica principal utilizada en la fotografía minimalista y tiene una mayor efectividad en fotografías en blanco y negro.

El espacio negativo es aquel que rodea al sujeto principal de la fotografía y que por tanto, a priori, no aporta información relevante adicional al contexto mismo del sujeto. Lo que no quiere decir tampoco que se trate de un espacio vacío.

Podemos jugar con la ubicación del espacio negativo para cambiar la composición de la fotografía, modificando la intención de esta.

  • Delante del sujeto: habitualmente nos dice que hay una acción que sucede delante del sujeto (si se trata de un ser vivo, se sitúa en la línea de visión de este) o hay algo a lo que el sujeto presta atención. Ideal para retratos más artísticos.

  • Detrás del sujeto: útil para transmitir una sensación de movimiento, ya que tiende a interpretarse que el sujeto sale de la foto (física o mentalmente).

  • Sobre o alrededor del sujeto: es ideal para conseguir un efecto ‘minimalista’. Es comúnmente utilizado para dar una idea de las dimensiones de la escena (por ejemplo una persona que camina frente una gran edificio, o un bote en el medio del mar o un lago).

  • Debajo del sujeto: es menos habitual, quizás porque sea más difícil de acometer. En este caso, da la sensación de que el sujeto flota o está en ascenso (como un avión  en vuelo).

Como te decía, el espacio negativo utilizado como técnica fotográfica, tiene más efectividad en la fotografía en blanco y negro (aunque esto lo matizaré en seguida) dado crea mayor dramatismo a la composición bien por la ausencia de color (eliminando la distracción) o por el alto contraste entre luces y sombras.

Pero también se puede hacer uso del espacio negativo en la fotografía en color (como elemento de composición) El objetivo aquí, es aislar al sujeto del resto de elementos de la fotografía mediante el contraste de colores. Para ello es esencial manejar los colores complementarios, bien en el momento de la toma como en post producción.

Todo esto es fácilmente aplicable cuando el espacio negativo es, también, un espacio vacío. Es mucho más fácil de gestionar. Pero, cómo añadir espacio negativo en una escena en la que el sujeto está rodeado de gente u objetos? Añade profundidad de campo! (Sí, el desenfoque ese que tanto nos gusta en las fotos y que hace que parezca una foto de revista). Al estar desenfocado, el fondo no atrae la atención del ojo y por el contrario brinda protagonismo (adicional, se puede decir) al sujeto.

Si te interesa este tema te recomiendo que leas este artículo que Alexa De Blois escribió para el Blog del Fotógrafo.

Si quieres compartir tus fotos sobre este tema, envíame un mensaje (incluyendo el link de la foto en tu red social) y próximamente las compartiré por aquí.